Obra 2005-Presente

Los paisajes de Antonio Pineda están vistos con escueta pero penetrante mirada, lo que le permite una interpretación briosa, rápida y valiente de cada tema. Es una pintura luminosa, de nítida, elocuente y densa pincelada, aplicada en su justo lugar y sin vacilación.